Fotografía de boda en Santander

1100 734 antiwedding

Esta boda celebrada en la Finca de San Juan, situada en el pueblo de Villabáñez (Cantabria), fue la última que realizamos en 2017. Nos fuimos sabiendo que Miryam y Juan son unos auténticos furgonteros (algo que nos encanta porque nosotros también los somos), pero sin duda, lo que más nos gustó comprobar, es lo queridos que son por sus familias y amig@s. Para nosotros, este es el verdadero indicador asociado a las buenas personas :)

Aunque hubo algo de lluvia y Juan estaba “lisiado”, el buen rollo, las risas y la diversión no faltó en ningún momento. Si os soy sincera, todas y cada una de las personas presentes pusieron muchísimo de su parte para hacer nuestro trabajo mucho más sencillo y gracias a ello,  os podemos mostrar en el blog estos momentos tan maravillosos que compartimos en este reportaje de fotografía de boda en Santander.

Su pasión por la denominada “van and life”, hizo que como coche nupcial eligieran una preciosa Volkswagen T1 y claro, ¡nosotros encantados! Poder usarla para el reportaje supuso que las fotos tomaran otro significado, tanto para ellos como para nosotros. Con ellas quisimos transmitir el amor que se profesan y el sueño de vida juntos que ambos tienen y que ese día, no hacía mas que afianzarse.

Si algo nos ha recordado esta boda en Cantabria, es la importancia de quererse y cuidarse el uno al otro, ser positiv@ y no escatimar en lo que al cariño se refiere. Por suerte, todo ese afecto también nos llegó a nosotros, y realmente no podemos estar más agradecidos por haber sido los fotógrafos de boda elegidos para esta celebración tan especial.

Desde la ceremonia en el Palacio de la  Magdalena, hasta la celebración en la Finca de San Juan, intentamos reflejar en imágenes todo el ambiente y sobre todo, los momentos que hacen única cada boda.

Tenemos que agradecer a Miryam y a Juan, la oportunidad de dejarnos retratar las tradiciones, ambientes y paisajes de Cantabria… ¡la verdad es que nunca nos defraudan!

A continuación, podéis visualizar esta fantástica boda en Santander y ser testigos de esa magia que formó parte del ambiente de principio a fin. 

Salud y kilómetros amig@s!